Irina

 

No queremos que este momento sea triste, siempre el final de un ciclo es el comienzo de otro. Llévate nuestro cariño, nuestro respeto y admiración que atravesando fronteras logre llegar a tu corazón.


Si fueras una palabra, serías responsabilidad.


Si fueras un sentimiento, serías dulzura.
Si fueras un estado, serías paz.


Si fueras un libro, serías el que te da las respuestas.

Ay si fueras, si fueras, si fueras...


Pero eres IRINA, una persona con una capacidad de trabajo infinita. Te admiramos y te respetamos. Deseamos que te lleves un trocito de todos nosotros allá donde vayas.
Esto no es un adiós, es un hasta pronto.

MIL GRACIAS POR TANTO.